Don’t stop me Madriz… I’m having such a good time.. 1 PARTE


Si quiere un mapa, de 8:30 a 9 h...Vuelva usted mañana....

La escapada protagonizada por el equipo de I like it or not a los Madriles fomentada por asuntos personales/laborales ( que profesional queda eh!) no fue únicamente visitas obligadas, sino que nos dio tiempo para vivirla en 48 horas (alguna más gracias a los controladores de AENA&Ryan Air y sus amigos).

Empezamos durmiendo poco (servidora apenas 1 hora) y el resto del equipo (poco más), madrugón para ir a Girona con los autocares de Sagalés ( 21 EUROS para un trayecto de i/v en autocares en esas condiciones sin apenas aire para respirar puesto que no conocen los autobuseros el aire viciado que se llega a respirar – claro como ellos van delante con la ventanita abierta…. los que viajan en low cost que se callen – ) así que desde aquí hago una llamada al Sr. Sagalés que por razones de salubridad ventilen su flota y le den un lavado de cara para erradicar esa hedor a humedad y la concentración de acaros bailando la conga en todas sus butacas. Por no hablar de la seguridad…. los cinturones de seguridad brillaban por su ausencia, admitamos que el seguro para introducir el clip on del cinturón estaba pero el resto se había volatilizado en todo el autocar, necesitaremos a Mulder y Scully que vengan del inframundo para descubrir que sucedió con ellos?

Igualito a este... pero cayendo a trozos, sin cinturones de seguridad, etc

Igualito a este... pero cayendo a trozos, sin cinturones de seguridad, etc

Una vez en Madrid, nos toco patearnos desde la T4 hasta la T1 para coger el metro (resulta que luego descubrimos que si que había una estación cercana, pero su señalización era nula) comentario a parte que no había NADIE, en ningún mostrador, ni la guardia civil, Barajas estaba solitario… solo faltaba una bola del desierto para hacerlo más autentico. Después de la pateada inicial 30 min (sin exagerar), llegamos a la salida y no nos lo podíamos creer había una chica escondida debajo de un mostrador.

Parecía que estaba escondiendo un tesoro o comiendose el bocata (más bien opto por esta última opción), me dipuse a asediarla con mi retaila de preguntas y a increparle como podía ser que no hubiera nadie para dar soporte al caminante … la chica abrió medio ojo (el otro lo debería tener mirando al bocadillo de calamares) y medio entendimos que hasta las 8:30-9 no había nadie, que era demasiado pronto. Perdona? Los que venimos en low cost no merecemos una mínima atención ?… obviamente no le dije nada, porque era un poco parca en palabras la chica (lo dicho, el bocadillo de calamares le estaba esperando)…

ñam ñam ahora me ves ahora ya no ... quien a sido? la del mostrador de barajas!

ñam ñam ahora me ves ahora ya no ... quien a sido? la del mostrador de barajas!

Una vez en el metro (suplemento al canto de 1 euro por embarcar/desembarcar en la estación del aeropuerto), y luego dicen de los catalanes, pero don’t worry, cuando tengamos la L9 que nos dejara en el mismísimo Prat, valdrá 7 euros mínimo, aquí todo es mas caro, tenemos que pagar al ayuntamiento,generalidad y al estado! como me gusta ser catalana para ir pagando! …

Nuestra primera misión era comernos unos churros&Porras en Casa Manolo, justo detrás del congreso de los diputados o si preferís enfrente del teatro de la Zarzuela….  alguien de la comitiva espetó un “seguro que esta cerrado”, llegamos a la puerta, y de poco la devoramos allí mismo (no se si del hambre que teníamos o bien por el comentario premonitorio), acabamos por callejear y dimos con Lhardy (restaurante / pastelería / Gourmet), no se si estarían los churros de rechupete en Casa Manolo, pero en Lhardy los lazos y las lentes de chocolate estaban de muerte. Sin nombrar las exquisiteces que tenían a vista de los comensales.

Placa que otorga el Ayuntamiento por los servicios dados

La entrada sigue siendo la misma que en el año 1839  cuando se fundo este lugar para el deleite de los 5 sentidos, únicamente que ahora quizás pierde algo de protagonismo al tener un “museo del jamón” al lado, que venden su material por 1 euro, precio popular y que estaba lleno a revosar.

Si queréis sentiros como la burguesía y dejar de lado el Dunkin‘ Donuts o la panadería del barrio de turno, acercaros a este local, que realmente es un “must visit”.  Por cierto, tienen una marca de esparragos que me hace mucha gracia y que curiosamente están como su marca indica :  COJONUDOS

171 años con la misma fachada inconfundible

Continuará ….

N – El equipo de I like it or not?

Comparte que es gratis
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario