No a los Piojos!

Imagen de una nanocamara

Yo por suerte nunca he tenido piojos pero hace pocos días ha dado comienzo la campaña de prevención (siempre inútil) y hemos querido dedicarle un post a estos incómodos insectos. Siempre he oído la leyenda urbana de que las industrias farmacéuticas sueltan familias de piojos en los jardines de infancia y parvularios cada mes de septiembre para que las mamás y los papás se gasten gran parte de sus sueldos en champús, colonias y acondicionadores…para prevenir, detectar y exterminar a estos seres. S, en cambio, ha sido siempre, de niña, una víctima más de los piojos (hasta el nombre es feo). Pero en su caso, a diferencia de sus amiguitos y amiguitas, en su casa pasaban de los productos químicos y le lavaban el pelo con vinagre, se lo envolvían en una toalla toda la noche y, a la mañana siguiente, no quedaba ni rastro de los insectos. Claro que tampoco de sus amiguitos porque se pasaba una semana oliendo a vinagre porque ese hedor no desaparecía por mucho que se lavase el pelo.

Todos los productos que venden (y no digo que no sean eficaces…) no solo te dejan sin un duro sino que es más asqueroso todavía. Me explico: con el vinagre, a S se le morían en la toalla y al día siguiente, higiénicamente se eliminaban. En una de las ocasiones en las que le aplicaron los productos químicos, se despertó con los animalitos muertos sobre su almohada y sobre su escote porque los bichos salen por patas medio drogados y aturdidos y ahí se quedan, donde caigan muertos. S está traumada desde entonces…

Otro de los elementos fundamentales en el proceso de exterminación masiva es ese peine que también te venden y que, por si fuera poco el suplicio del picor, te deja calvo/a porque entre púa y púa no cabe más que un pelo.

N-El equipo de I like it or not.

Comparte que es gratis
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario